Tengo miedo… siempre

Decidí escribir esta entrada con el único objetivo de que si alguien se siente como yo, sepa que no está solo. No esperes que aquí te de consejos de cómo superar este sentir porque no lo he encontrado pese a que me han dado miles de consejos y he leído cada blog al respecto. Sé que la respuesta está dentro de mí y soy el único que puede trabajarlo para salir adelante. De momento he aprendido a vivir así, en ocasiones es frustrante, otras simplemente me he acostumbrado. ¿Pero qué es lo que siento? Miedo, miedo a los cambios, a perderlo todo, a no estar haciendo lo que me apasiona, a no ser quien planeé que sería. Básicamente miedo a todo lo malo que podría pasarme en esta vida, cuando ni siquiera hay indicios de que eso pase.

AUDIO: Dilan Gamboa Soundcloud

FUENTE: Intelideck

Quizá deba hablarles de algunos ejemplos para que me entiendan mejor, aunque si sufres de lo mismo, seguro ya captaste la idea al instante. Empecemos por el amor, ya que considero que es un sentimiento que nos hace experimentar las emocionas más volátiles de este mundo. Podemos hacer millones de locuras cuando estamos enamorados, sentirnos sumamente felices pese a que el mundo alrededor de la pareja se esté desmoronando, sentimos morir cuando hay un pleito o cuando todo termina, así que por eso es que dicen que el amor es lo que mueve al mundo, quizá tengan razón, no lo sé, de lo que estoy seguro es que nos mueve en extremos muy bien marcados. Pues aquí el miedo me ataca cuando por fin encuentro una pareja y resulta ser maravillosa, muero de miedo de que todo termine algún día, pienso en que si la pierdo nunca encontraré a alguien como ella, pienso en todas las formas en las que puedo arruinar la relación y en todas las situaciones fuera de mi control que podrían acontecer y ponerle fin. Otro ejemplo es en mis trabajos, como en el actual donde me dedico a inspeccionar los instructivos de una almacenadora, en los cuales cada que me regañan o tengo un error, pienso que ya no me van a ascender o dar un aumento por ese único fallo, en el peor de los casos imagino que me van a correr. Cosas que nunca han pasado.

Vivo pensando en el futuro, cosa que no está mal cuando se tratan de planes, pero sí cuando te adelantas a los hechos y dejas de vivir el presente. En ocasiones olvido lo que pudiera pasar más adelante, pero generalmente me es imposible, es como si fuera una especia de escudo de protección por si llegara a pesar. Ya que si llega ese momento diría: lo sabía. Como una forma de hacerme sentir mejor en caso de que suceda.

Algunos consejos que me han dado son dejar de pensar, como si pudiera apagar mi cerebro, que simplemente me deje llevar, cosa que no puedo hacer, ya que siento que si no analizo lo siguiente que voy a hacer, puedo arruinar todo. Muchos de los tips están enfocados en trabajar en lo que pienso, cosa que he tratado, pero no he dado en el clavo. Aunque no pierdo la esperanza de algún día ser “normal”.

FUENTE: New York Times

 

Inseguridad.

La inseguridad es un tema que está en muchas partes de nuestra vida. Empezando por la inseguridad en las calles, transporte público, auto privado que los vehículos con blindajes no nos podrán proteger, incluso en nuestras casas si queremos irnos al plano más filosófico también hay una inseguridad emocional que vive con nosotros.

**

Fuentes: Invaco y Entrepeneur

Vídeo: YouTube 

**

Muchas veces somos inseguros porque nunca nos hemos sabido seguros, nos enseñaron que hay que estar 100% de acuerdo con algo para que sea seguro pero en el momento que no lo somos es una ansiedad y paranoia las que controlan nuestro mundo.

A veces nos dejamos contagiar por los miedos de alguien más y no lo hacen con mala intención, simplemente quieren que estemos bien, que no nos pase nada porque nos quieren pero muchas veces no tenemos el temple emocional para poder identificar que miedos son nuestros o que miedos son prestados.

Los prejuicios están de la mano con el miedo, miedo a lo desconocido, miedo a ser vulnerables y eso solo nos hace sentir más inseguros llevándonos a tener que consultar con toda la cuadra una decisión que solo nos compete a nosotros, ni siquiera nuestros padres tienen opinión y siempre tenemos la opción de escucharlos o no.

Somos inseguros porque literal como dice el meme “la vida es un riesgo, carnal” en el momento que despertamos, salimos de la cama, de nuestra habitación, del edificio, a la calle nos exponemos a muchas circunstancias no siempre es para mal, no siempre vamos a tener el peor escenario posible.

 

Pero es justo esa posibilidad de pasarla bien, de hacer algo que nos guste y que no nos lastime por lo que vale la pena vivir, de nada nos sirve consumirnos en miedo e inseguridad porque al final del día nosotros sabemos más de nosotros que nadie, hemos estado toda nuestra vida y entendemos lo que ha pasado, lo que ha sentido imagina que eres un experto en zapatos y le preguntas a un niño ¿Cómo sería el mejor zapato? Nos estaríamos basando en la experiencia de alguien en lugar de la nuestra que llevamos mucho tiempo invertido.

Es como desacreditarnos automáticamente porque no nos creemos con la capacidad para tomar decisiones, es muy fácil sentirse inseguros pero construir la confianza en nosotros mismos es un proceso largo que no se debe tomar a la ligera y va a requerir muchísimo amor.

Amor de nosotros mismos, amor de nuestros amigos y familia. Lo que sea que nos haga sentir bien y fuerte, empezar a creernos lo que ven en nosotros, virtudes e incluso defectos porque son parte de nosotros, la peor batalla que podamos tener con nosotros son peleas y agresión.

No podemos estar seguros de absolutamente nada pero esa es la belleza de todo, si no ganamos, aprendemos, sino  lo logramos ya tendremos la experiencia, pero con la conciencia de que son nuestras consecuencias y la responsabilidad es nuestra.

Nos fijamos mucho en nuestras relaciones pero la relación que tenemos que cuidar más es la que tenemos con nosotros mismos.