Consejos para evitar la infección de heridas traumáticas

A diferencia de una herida que se realiza en una cirugía cuando el médico tiene que hacer una incisión en la piel y más allá para poder realizar el trabajo necesario para el paciente, las heridas traumáticas es cuando se tiene un accidente y es la razón por la cual vas al hospital.

Este tipo de heridas son tan variadas, profundas y de origen tan diverso que sería largo describirlas aquí pero, cuando es una herida relativamente manejable para la persona, es posible realizar cierto tipo de curaciones de heridas o acciones por hacer.

Veamos a continuación algunos consejos prácticos a seguir:

Limpia la herida y la piel a tu alrededor tan pronto como suceda el accidente. Usa agua hervida fría o agua potable de ser posible.

Si crees que todavía hay partes de cuerpos extraños en la herida, consulta a la enfermera o ve a la unidad de lesiones menores o accidentes y emergencias más cercana para que se te limpie profesionalmente.

Si se trata de una herida muy profunda o si los bordes están muy separados o si no puede detenerse el sangrado, dirígete al centro de emergencias más cercano en caso de que necesites puntos de sutura.

Usa un antiséptico alrededor del área de la herida para ayudar a mantener los gérmenes lejos.

Coloca un apósito limpio sobre la herida para protegerla de los gérmenes. No uses gasas o un tipo de vendaje que se adhiera a la herida.

Tu farmacéutico debería poder aconsejarle si la herida es demasiado grande para un yeso común.

Las mordeduras son muy propensas a infectarse: busca atención médica en los primeros signos de esto.

Si la lesión es grande o hay múltiples heridas por mordedura, puede valer la pena tener antibióticos “por si acaso”.

Busca asesoramiento de inmediato en este caso, en lugar de esperar a que aparezcan signos de infección.

Observe de cerca la herida y busca ayuda médica si crees que se está desarrollando una infección.

Haz arreglos para una vacunación contra el tétano si es necesario.

¿Necesito una inyección de tétanos?

El tétanos es una enfermedad grave causada por gérmenes que viven principalmente en el suelo o en el estiércol.

Las heridas que han estado en contacto con el suelo o el estiércol o que son particularmente “sucias”, pueden ponerte en riesgo de desarrollar tétanos.

La mayoría de las personas están protegidas del tétanos por el programa de vacunación de rutina.

Se requieren cinco inyecciones, que generalmente se administran por etapas a los niños a medida que crecen.

El plan de vacunación incluye la vacuna de tétanos a los 2, 4 y 6 meses de edad combinada con polio inactivada (salk), tos ferina, difteria, haemophilus influenza y hepatitis b (vacuna hexavalente acelular).

El 1er. refuerzo de tétanos es a los 18 meses de edad combinada con polio inactivada (salk), tos ferina, difteria y hemophilus influenza (pentavalente acelular)

El 2º. Refuerzo de tétanos es a los 4 años de edad combinada con polio inactivada (salk), tos ferina y difteria (tetravalente acelular)

Viene el refuerzo de tétanos a los 10 años de edad y a partir de ahí cada 10 años, combinada con tosferina y tétanos (triple o trivalente acelular).

Si no es posible verificar tu estado de vacunación, normalmente se te administrará una dosis de refuerzo.

Si has estado siguiendo tu plan de vacunación, no necesitarás una inyección adicional.

En Degasa.com podrás encontrar más información relevante sobre este tema. Visítala.

FUENTES: Degasa, Gobierno de México, Margarita León YouTube


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *