Letrero de Hollywood, fuente de inspiración

Es muy común que en muchas familias mexicanas de clase media a baja se molesten o no apoyen a sus hijos cuando éstos les dicen que quieren ser actores, dedicarse profesionalmente a la actuación. Los papás suelen desanimarlos diciéndoles que es una carrera donde se morirán de hambre, que mejor estudien una licenciatura o una ingeniería para que puedan ser alguien en la vida. Lo dicen sin pensar si es el sueño y la pasión del joven, quien en un futuro podría darse cuenta que no es lo suyo y recomponer el camino. Algo así le sucedió a mi hermana, quien ama actuar, siempre ha mostrado gran interés, desde las obras escolares hasta participar en obras callejeras o amateurs. Mis padres hicieron todo lo posible para desanimarla y lo estaban logrando; sin embargo, yo veía gran pasión y futuro en que mi hermana se dedicara a ello, aunque también sabía que era arriesgado. Un día la vi buscando en internet ‘house for sale in Coronado’ y franquicias inglés (supongo para un negocio), tenía la intención de huir  de casa. No podía permitirlo, así que puse manos a la obra.

Con unos ahorros que tenía decidí comprarle un paquete de avión y hospedaje para que se fuera a Los Ángeles, California, más específico a Hollywood. En esas vacaciones tendría que pasar algo para que ella volviera a animarse y no hiciera una locura que pondría en riesgo su carrera. Con mucha emoción me agradeció y se fue, dispuesta a vivir una gran experiencia. Pasó una semana completa allá y a su regresó corrió hacia a mí y me abrazó. Con lágrimas en los ojos me decía que iba a ser la mejor actriz mexicana, que iba a triunfar en su país y en Hollywood. ¿Cómo revivió la llama de su alma? Todo fue gracias al gran letrero de Hollywood Hills. Me contó que verlo es increíble, motivador. Que verlo desde diversas perspectivas fue lo mejor de su viaje. Incluso me contó que podía pasar horas y horas imaginando que algún día viviría cerca de ahí. La dejé que soñara, porque ya pronto sería hora de enfrentar a mis padres y comenzar a forjar su sueño.

Yo ya tenía un trabajo estable, mi sueldo no era muy alto pero no tenía tantos gastos, así que podría apoyarla en su carrera. Así que entre los dos hablamos con nuestros padres y les expusimos la situación. La discusión duró dos largas horas pero al final cedieron, hartos de que nos hubiéramos aliado, sabían que no iban a quebrantarnos. Había días que no teníamos dinero para salir con los amigos o para comprarnos algún gustito, pero sabíamos que en un futuro todo cambiaría. Hoy era por ella, mañana por mí.

El karma existe, para bien y para mal. Antes de terminar su carrera de actuación ya había tenido papeles en algunas obras, lo que le permitió ir haciendo currículum. Así que cuando salió ya tenía varias propuestas para protagónicos en obras pequeñas o personajes de menor rango en obras grandes. Optó por los protagónicos, sabía que debía escalar de poco a poquito. Con el dinero que estaba ahorrando, decidió irse a Europa, Bélgica para ser exacto. Allá encontró la fama que aquí se le estaba negando. Hoy vive bien, es reconocida en aquel país. Yo, pues a mí me dieron un ascenso con muy poco dinero de aumento, pero ese ascenso me permitió irme a vivir a Europa. ¿Adivinen a dónde? A Bélgica, con mi hermana. El apoyo continúa y la remuneración económica y del alma es impresionante. Somos felices. Si deseas saber más información, no dudes en consultar la página Harmon Hall Franquicias.

Fuentes: Harmon Hall, UNAM, IPN, YouTube Luisito Comunica


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *